Anuncios

Barroco. Pintura en el Sur de América y el Caribe. Características generales.

 

"La Virgen". por Jose Nicolas de Escalera. pintor cubano.

“La Virgen”. por Jose Nicolas de Escalera. pintor cubano.

 

La fuerza dramática y narrativa del Estilo Barroco es asimilada por pintores desde mediados del siglo XVII hasta bien avanzado el siglo XVIII en el sur de América y las Islas del Caribe, ellos necesitaban complacer al público y a sus patrocinadores tanto eclesiásticos como laicos en esta región distante de Europa y el estilo barroco ofrece gran posibilidad de adaptabilidad, esta ventaja fue bien aprovechada por los pintores de la época.

Nota informativa.

En otro articulo por separado que le sigue a este, se abordara la pintura Barroca según las regiones y países, escuelas de pintura y pintores mas destacados de América Latina y el Caribe. La magnitud de la información hace necesario dividirla en estos dos artículos para su mejor comprensión.

En estas regiones occidentales inicialmente se recibían obras enviadas por pintores barrocos españoles, portugueses y flamencos que servían bien al mensaje de propaganda de la fe, así como también la presencia personal de algunos pintores que atraídos por el nuevo mundo se instalaron para trabajar en la decoración de catedrales y edificios oficiales.

Pero una vez asentados, los pintores comienzan a poner su propia impronta personal, escuchando lo que un público ciertamente diferente de la burguesía y realeza europea pedía de ellos y es así que en sus talleres enseñaron a los criollos sus técnicas de pintura que serian asimiladas por estos últimos, pero con la variante de que ellos introducen aun mas, elementos de su propia idiosincrasia local, reflejados en el sincretismo religioso, con modificación de rasgos en los personajes representados; según el aspecto racial de la región en que pintaban, así como la utilización de elementos alegóricos a la flora y fauna regional.

El estilo barroco se utilizó en altares de iglesias y catedrales en esas regiones de América cuyas obras, usualmente cuentan historias bíblicas y vidas de santos, lo cual fue de gran ayuda para ayudar a los frailes a enseñar la religión entre los nuevos convertidos a la fe católica. La religión dominaba la cotidianidad y por lo tanto, las artes.

Temas históricos se utilizan también en edificios públicos, así como retratos y en menor medida paisajes en las viviendas y palacetes de la burguesía criolla.
Adaptando estos artesanos y pintores atmósferas, paletas de colores, personajes y uso de la luz y contrastes en concordancia con las regiones en que desarrollaron sus obras en este basto continente, así como también en el caribe.

Los pintores españoles y portugueses fueron los que más influenciaron en América pero de otras escuelas de una forma u otra tomaron los pintores occidentales elementos y técnicas de pintores de renombre internacional, entre los que destacan Rubens y Caravaggio. Las atmósferas lúgubres, tenebrosas con grandes contrastes entre colores oscuros y claros, son utilizadas inicialmente, pero paulatinamente sustituidas por escenas luminosas, colores claros así como paletas más brillantes con colores saturados e intensos, acorde con la luz brillante natural de las regiones de América y el Caribe.

Lo vernáculo en estas pinturas occidentales son como un asomo próximo y humano a la época, sus intrigas, vida cotidiana, tradiciones y folclor, ya que; aunque el principal patrocinador y cliente lo constituye la iglesia, los temas seculares del diario vivir se tratan también, sobre todo en los retratos. Las temáticas más utilizadas son el cuadro religioso de influencia española, sobre todo de la escuela sevillana. El retrato oficial es tratado con las características usuales de este asunto en toda Latinoamérica y el Caribe, donde el Gobernador, el Obispo o el Señor principal se hacen retratar en “pose oficial” con sus escudos y parafernalia de símbolos. Retratos de miembros de familias portentosas por comisión, se hicieron también en esta época barroca.

En el siglo XVII, los criollos que trabajaban la pintura y otras manifestaciones artísticas; aunque lo hacían en escuelas locales y nacionales donde aprendían, eran considerados como artesanos que trabajaban por un salario o comisión, muchas obras de la época permanecen sin identificar debido al carácter artesanal y anónimo con que se trataban las artes. Sumado a ello existía discriminación entre criollos y peninsulares en los cuales los pintores y artesanos nacidos en las colonias carecían del reconocimiento o incluso privilegios que los pintores y decoradores nacidos en España y resto de Europa tenían en las colonias.

 

Escuela Cuzqueña, autor anónimo. “Procesión de Cofradías” Incas de San Juan Bautista.

 

Ya para finales del siglo XVII los artistas artesanos se agrupan en gremios y los maestros pintores se hacen rodear de los “oficiales”, es decir los jóvenes aprendices a su servicio. Nuevos formatos de diferentes tamaños, más adaptables para embellecer casonas coloniales, sin tener que ser importados de Europa, son altamente cotizados por un público ávido de poseer estas obras y decorar sus estancias.

Cuando la fotografía no existía, la labor de estos artistas en varios continentes cumplió un cometido encomiable, plasmando un legado de historia y arte de esa época en sus obras.

 

"Doña María de los Dolores Gutiérrez del Mazo y Pérez" (ca. 1796). Realizado por el pintor de Puerto Rico. José Campeche.

“Doña María de los Dolores Gutiérrez del Mazo y Pérez” (ca. 1796). realizado por el pintor Jose Campeche.

 

Escenas costumbristas realizadas por pintores criollos reflejan tanto el sincretismo religioso como aspectos de la vida de la clase pobre, se representan tanto mestizos como población blanca y asiática. Muchas de las pinturas y bocetos realizados sobre todo a mediados y finales del siglo XVIII constituyen valiosos materiales de consulta por los que conocemos de ropajes, mobiliarios, carruajes y pompa tanto religiosa como secular, así como información respecto a lugares, edificios y otros valiosos datos, aunque desafortunadamente muchas valiosas obras se han perdido o se desconoce su paradero actual, alguna de las cuales solo se tienen referencias por litografías o documentos en archivos que las nombran. Sobre todo del periodo que corresponde al inicios del siglo XVII en que el barroco comenzó a tener influencia en la entonces naciente manifestación artística de las colonias.

Los miniaturistas también se anunciaban como retratistas, pues las miniaturas pictóricas, a pesar de ser retrato eran consideradas un género aparte; sus cultivadores eran muy solicitados y hay bellos ejemplares de esta especialidad donde lo vernáculo, el humor, drama y cotilleo secular nos muestran una sociedad que a pesar de los conflictos y vida austera, regidos por dogmas religiosos, aun baila, comercia y trabaja.

 

Las hijas del governador Ramón de Castro artista Jose Campeche. (1797)

Las hijas del governador Ramón de Castro artista Jose Campeche. (1797)

 

En la zona del Caribe sobre todo en el siglo XVIII los grabados en blanco y negro nos dan referencias de las costumbres y tradiciones al tiempo que dejan ver la desigualdad de clases y la tenebrosa esclavitud en las colonias. La caricatura costumbrista hecha por estudiantes de arte y artesanos locales abordan estos temas con el característico exagerado drama escenográfico del barroco.

 

Detalle de "La Purísima Concepción". Cristóbal de Villalpango

Detalle de “La Purísima Concepción”. Artista Mexicano. Cristóbal de Villalpando

 

Los pintores preparaban sus colores en el taller aunque generalmente por ser un proceso tedioso y lento esa responsabilidad caía en los estudiantes. En las distintas colonias a lo largo de las Américas y El Caribe se contaba con varias casas de “mercerías” que, entre otras cosas, vendían los pigmentos. colorantes, resinas y aceites que provenían de España, Holanda e Inglaterra. Muy utilizados en la época eran el oro pimiento, el cardenillo, la gutagamba, el albayalde, el carmín, la ancorca, y otros cuyas sustancias eran mas locales obtenidos de flores y otras sustancias naturales.

Resumiendo las características del estilo Barroco en lo que se refiere a pintura, podemos decir que las escenas costumbristas realizadas por pintores criollos reflejan tanto el sincretismo religioso como aspectos de la vida de la clase pobre, en algunos casos mas dramáticos, como el de la pintura en el Caribe; la terrible esclavitud es reflejada valientemente aun y cuando son obras hechas por comisión; por lo general para decorar iglesias, palacetes y edificios públicos. La forma en que se representan las localidades regionales en cuanto a flora y fauna así como los personajes nativos, marcan una separación distintiva con las obra barrocas realizada en Europa.

Nota Informativa.
Como señalamos al principio de este articulo, en otro articulo por separado que le sigue a este, se abordara la pintura Barroca según las regiones y países, escuelas de pintura y pintores mas destacados de América Latina y el Caribe. La magnitud de la información hace necesario dividirla en estos dos artículos para su mejor comprensión.

 

 

Anuncios

Deja un comentario, tu opinion es importante me ayuda a saber si voy bien o si hay algo que no esta claro o de lo que quieran conocer mas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: