ARTE BIZANTINO. PINTURA.

                                            Pintura Bizantina 

Virgen y el nino

                                        Pintura, Mosaico, trabajos en cristal.

Presenta dos modalidades muy interesantes: la mural, destinada a la decoración del interior del templo; y la de caballete, que produce pequeñas piezas sobre tablas de madera, llamadas Iconos, es decir, imágenes.

La pintura mural se realizaba al óleo o al temple, y eran grandes composiciones de tema religioso, de  carácter simbólico y muy compatible con la mentalidad abstracta de los pueblos orientales.

En estas pinturas no se trata de imitar a la naturaleza o la imagen del hombre en detalles sino que se elabora una representación racional del concepto de estos.

En las bóvedas y cúpulas se representaban escenas alegóricas  frecuente con las imágenes de:

Pintura en las bovedas de Iglesia y catedrales reforzando el mensaje religioso

-       La Virgen

-      El descendimiento de Jesus.

-     El Cristo.

-       La Resurrección

-       El Juicio Final

-       La Gloria.

 

Los convencionalismos en la pintura se reflejan atreves de elementos tales como la desproporción jerárquica, el hieratismo, la reiteración de los gestos, el no dejar espacios vacíos, la plenitud cromática.

Otros elementos son la perspectiva ptolemaica, rigidez en la figura así como frontalidad atreves de la cual enfatizan el dramatismo y solemnidad.

Las figuras se representan con los pies en forma de V.

Mosaicos en las bóvedas de Iglesias y Catedrales

En la pintura Bizantina se manifiestan cambios en la representación
de las escenas religiosas y la representación de la figura humana con el
transcurso del tiempo y por tanto en los cinco diferentes periodos del arte
Bizantino.

Las figuras pasan de ser completamente rígidas inexpresivas y lánguidas
a mostrar cierto movimiento y cierto drama en las escenas. También se
experimentan cambios en cuanto al tratamiento del color llegando a ser en
algunas de las pinturas bastante intenso el contraste entre la figura y el
fondo. El carácter narrativo se acentúa como elemento precursor del aveniente
periodo Románico del arte.  

 

dramatismo y movimiento en los periodos de la pintura Bizantina

Los mosaicos

No es posible hablar del arte mural bizantino sin referirnos a una de sus más hermosas creaciones: el mosaico. Consistía en la composición de grandes escenas, generalmente religiosas, pero no pintadas sino hechas con pequeñas piezas de cerámica o de mármol de colores llamadas “teselas”, estos pequeños pedacitos de cerámica se iban pegando a una base preparada para contenerlos y ordenarlos y  a  la que se había hecho el dibujo previo de las figuras que se querían representar.

Resplandecientes Mosaicos bizantinos

Se lograban impactantes efectos de luces y sombras así como también penetrantes contrastes entre la figura y el fondo obteniendo un eficaz resultado que apoyaba la intensión propagandística para los que eran creados estos mosaicos al  infundir idolatría y profundo fervor religioso en el espectador. El mosaico bizantino se distingue por los materiales ricos, con abundancia en el uso de oro. Son Mosaicos de vidrio pero emiten una sensación brillante y también un lujo y opulencia magnífica en la ornamentación, aunque muestran la pobreza en el movimiento de las figuras y la expresión en los rostros de los personajes. Figuras alargadas y graves refuerzan lo solemne y religioso del tema.

La gran diversidad de colores y matices de estas “teselas” permitía dar a las figuras todos los efectos de la pintura, en lo que se refiere a tonalidades, sombras y formas.

El uso del Mosaico en la cultura Bizantina es diferente del uso que se le daba en Roma.

-       En Bizancio se utiliza para la decoración de las paredes de la Iglesia colocándolos preferiblemente en lugares altos donde se consiguiera ese efecto aplastante y avasallador.

-       En Roma se utilizaban como pavimento  es decir para transitar sobre lujosos pisos.

Durante el periodo de la lucha iconoclasta (se oponen al uso de imágenes);  se llevo a cabo una feroz destrucción de muchas de estas imágenes y la pintura y el mosaico se vieron forzadas a variar las temáticas y eliminar el uso de imágenes so pena de ser destruidas.

Incontables hermosas pinturas, mosaicos y esculturas fueron destruidos; como se menciona anteriormente pero ya para el siglo IX, el arte volvía a estar presente como instrumento de catequización y vehículo de devoción.

Obras de arte Bizantinas en vidrio.

En efecto, en Bizancio se produjeron unos vidrios coloreados adornados con una decoración donde la pintura con oro y esmaltes policromos se utilizan para dibujar follajes decorados con animales o personajes dentro de medallones. El vidrio ofrece la posibilidad de crear no solo hermosos mosaico de cristal sino que  también  se aplica a las vidrierías de ventanas  consiguiendo atraer la atención del espectador  sobre los personajes y narraciones representadas en ellas  gracias a la luz proveniente del exterior.  En Constantinopla han sido encontrados fragmentos de vidrieras pintadas historiadas y de vidrieras coloreadas asociadas a numerosos plomos de engastes que ilustran muy bien el arte de la vidriería bizantina en el principio del siglo XII.

El vidrio se utilizó también para hacer vasijas  de vidrio para diversos usos como contener perfumes, jarras para mantener líquidos; lámparas, vasijas para beber. Los amuletos de vidrio moldeado, las pulseras de vidrio hilado, las perlas en pasta de vidrio, las pequeñas joyas y los falsos camafeos constituían también parte de las producciones sobre todo en la región mediterránea aunque no se descarta que se realizaran también en Constantinopla.

Obras de arte Bizantinas en Vidrio

 Experimentando con diferentes sustancias  los artesanos sopladores de vidrio consiguen tonalidades interesantes de color. Recipientes de vidrio desde verde claro, transparentes, así como otras tonalidades como carmelitas hasta rojos y purpuras según las mezclas que se utilizaran para su producción se han encontrado procedentes de diferentes regiones del imperio Bizantino. El vidrio se componía básicamente de sosa, de cal y de sílice, coloreados con óxidos de hierro, de cobre y de manganeso. Sustancias como cal, fragmentos de cuarzo, virutas de cobre y escorias de hierro eran también agregadas para obtener las diferentes tonalidades. Jarras y copas para beber destacan en las producciones de Corintia de la época Bizantina.

En las iglesias y catedrales Bizantinas las patenas, los cálices y las luminarias de santuario ya no se diferenciaban de los demás jarrones por el empleo de símbolos cristianos como se hacía en la época paleocristiana.

About these ads

3 pensamientos en “ARTE BIZANTINO. PINTURA.

  1. I appreciate your work I discovered exactly what I was looking for. You have ended my day long hunt! I was looking for a summary about Byzantine art and I finded in the three post about this period you have in your blog. God Bless you. Have a great day. Bye

    • Hola Yazmin:
      Gracias por tomar el tiempo de comentar en el post. Me alegro mucho saber que te ayudo con tu tarea, espero que visites pronto el blog cuando quieras leer cosas interesantes acerca de la Historia del Arte.
      Saludos
      historiadelarteen

Deja un comentario si te gusto, tu opinion es importante.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 48 seguidores

%d personas les gusta esto: